Deleuze y las matemáticas: lo singular y lo ordinario como nociones físico-psicológicas. (Parte III)

Además de lo que quedó dicho en el post pasado, hay que decir que la singularidad es preindividual. “[L]o que es «preindividual» es la singularidad misma”, dice Deleuze en Diferencia y repetición, mientras que en El pliegue Deleuze precisa la relación de la singularidad con la individualidad. Afirma ahí que las singularidades no son generalidades, sino acontecimientos, «gotas de acontecimiento» que no por ello dejan de ser preindividuales. “Es la definición real del individuo: concentración, acumulación, coincidencia de un cierto número de singularidades preindividuales convergentes”. Y más adelante: “En este sentido, el individuo es la actualización de singularidades preindividuales”. Read More

Deleuze y las matemáticas: lo singular y lo ordinario como nociones físico-psicológicas. (Parte II)

[Viene de aquí] Por supuesto los acontecimientos ligados a los puntos singulares son acontecimientos virtuales, y, como los verbos en infinitivo, neutros e incorporales. Por definición, lo virtual es real sin ser actual, lo que significa que lo virtual es tan real como los estados de cosas en los que se actualiza. No obstante, actualizándose en objetos o estados de cosas presentes, siempre queda un resto de virtualidad que no se actualiza y que permanece en tanto que estructura virtual del objeto. Read More

Por qué aumentar nuestra inteligencia como especie podría llevarnos al Apocalipsis

Podemos afirmar con seguridad que la inteligencia humana ha entrado ya en el creciente conjunto de cosas que actualmente podemos modificar e incrementar a voluntad gracias a los avances médicos y tecnológicos de los últimos 50 años. Desde fármacos como el modafinilo o la familia del piracetam, hasta las intervenciones biológicas, las supercomputadoras o los implantes, la tecnología para incrementar nuestra inteligencia es algo ya al alcance de la mano y con toda seguridad podemos esperar todavía muchos avances aún más espectaculares en un futuro no muy lejano. Read More

La sentencia de Alexandrides

Hay una sentencia que Foucault cita en La hermenéutica del sujeto con la que quiere mostrar que el principio “hay que ocuparse de sí mismo” era un viejo principio de la cultura griega. La sentencia es lacedemonia y aparece en Plutarco, es decir, en un texto por lo demás tardío, pero Foucault afirma que refiere a una sentencia notoriamente ancestral y plurisecular. Cuenta Plutarco que un día preguntaron a un lacedemonio de nombre Alexandrides por qué, poseyendo los espartanos un territorio inmenso con muchas tierras cultivables, dejaban que los ilotas (esclavos) se ocuparan de él y no ellos, los verdaderos terratenientes. A esta pregunta Alexandrides contestó: “simplemente para poder ocuparnos de nosotros mismos”. Read More