Filosofar no es contemplar o reflexionar, sino crear conceptos

Deleuze siempre entendió a la filosofía en tanto que sistema, es decir, como una forma de concebir el mundo en su totalidad.  Por ello Deleuze decía sentirse un filósofo “muy clásico”: ya desde Leibniz la filosofía se identificaba con el sistema. Con todo,  el problema de la supuesta muerte o superación de la filosofía nunca le afectó (pues es bien conocido que los grandes sistemas filosóficos fueron de uno a uno cayendo y haciéndose trizas). No es, pues, la noción de sistema como tal lo que le desagradaba, sino sólo aquella noción de sistema que se pone en relación con las coordenadas de la Identidad y que hacen del sistema algo cerrado (sistemas que son precisamente los que eventualmente encuentran una muerte segura). La creación de conceptos evita el cierre del sistema. Read More